LAS 5 CLAVES DE LA FELICIDAD

Las 5 claves de la felicidad.  Psicologos Coruña | Hodgson & Burque(Todos los artículos del especial “Comprendiendo la felicidad” al final del post)

El ser humano lleva buscando el significado de la felicidad desde su orígenes y la razón principal es que la felicidad es un instinto de supervivencia necesario en el ser humano, si no buscásemos sentirnos bien e intentar estar mejor en nuestras vidas, perderíamos una de las mayores motivaciones que tenemos como especie y seguramente nos habríamos autodestruido como especie.

LA FELICIDAD COMO ASPECTO SUBJETIVO

Por lo tanto, si la felicidad (o mejor dicho, la búsqueda de la felicidad) está impreso en nuestros genes, como es posible que tenga tantas versiones a lo largo de la historia e incluso hoy en día sea tan complicado definirlo. La respuesta es porque durante mucho tiempo se ha aceptado que la felicidad es algo muy subjetivo y por lo tanto imposible de medir, a lo largo de los siglos ha ido evolucionando en función de los subjetivos de cada cultura y eso ha descartado su estudio.

Piramide de Maslow Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Por ejemplo, en la antigüedad se asociaba la felicidad con una dicha que dependía de la fortuna, de ahí que la palabra felicidad derive del término en latín felix, que a veces significa suerte y, otras, destino (también lo vemos en la palabra “happiness”, que viene de “happen”, algo que ocurre). Era tal lo subjetivo del concepto que incluso el filósofo alemán Immanuel Kant definía en el siglo XVII la felicidad como “un concepto tan indeterminado que aunque todo el mundo desee conseguirla, nadie puede decir de forma definitiva y firme qué es lo que realmente desea y persigue”.

A medida que se desarrollaban las culturas el término iba cambiando y evolucionando a la par que su sociedad. Para comprender esta evolución debemos remitirnos a la pirámide de Maslow. Abraham Maslow formula en su teoría, una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide), de tal manera que cuanto más se desarrolla una cultura, más evolucionan las aspiraciones del ser humano al verse completadas las necesidades básicas y por lo tanto plantearse nuevos conceptos en su búsqueda de felicidad.

Así por ejemplo, para un campesino de la edad media su felicidad era no pasar hambre y sentirse protegido por un Dios todopoderoso mientras que para un patricio romano consistía en llegar a ser respetado por sus iguales. Durante los tres últimos siglos se ha producido el mayor desarrollo socioeconómico de la historia de la humanidad, provocando una escalada sin precedentes en la pirámide de Maslow y causando que países como Estados Unidos o Francia hayan integrado el objetivo de la felicidad en sus constituciones, se tenga como prioridad en la vida de las personas e incluso el país de Bután decidió en los 70 cambiar su Producto Interior bruto por un indice de felicidad.

LA PSICOLOGIA POSITIVA Y EL ESTUDIO CIENTIFICO DE LA FELICIDAD

Aún así, el término ha ido quedando dejado de la mano de la subjetividad y lo etéreo hasta que hace unos 15 años, con el nacimiento de la psicología positiva se comenzó a investigar todo aquellos elementos que provocan el bienestar en el ser humano, se comenzó a estudiar de manera científica por primera vez en la historia el concepto de la felicidad. Tras años de estudios, el psicólogo Martin Seligman revoluciona la concepción de la felicidad y nos propone una definición completa y basada en 5 elementos clave que nos puede ayudar a entender por fin este frágil concepto:

1. Emociones Positivas: Esta dimensión se refleja en el flujo positivo emocional a lo largo del día. Mientras mayor sea el número de emociones positivas en relación a las emociones negativas, mayor será nuestro bienestar. Sin una buena actitud ante la vida, es muy difícil fluir emocionalmente.

(Ver este extracto de Manhattan y la fuerza de las emociones positivas a través de la esperanza)

2. Compromiso: Cuando estamos realmente comprometidos en una situación, una tarea o proyecto, experimentamos un estado de flujo: el tiempo parece detenerse, perdemos nuestro sentido del yo, y nos concentramos intensamente en el presente. Cuanto más nos comprometamos con lo que hacemos, con nuestra vida, trabajo o sociedad más probable es que experimente el bienestar.

(En Matar a un ruiseñor  vemos la importancia de la capacidad de compromiso de Gregory Peck, Atticus Finch, con la justicia, la humanidad y los valores éticos)

3. Relaciones positivas: Como seres humanos, somos “seres sociales”, y las buenas relaciones son fundamentales para nuestro bienestar. Manejar las relaciones de manera constructiva nos ayuda también a mantener nuestro nivel de bienestar alto.

(En Que Bello es vivir las relaciones y la comunidad son fundamentales para afrontar las circunstancias dificiles de la vida)

4. Significado: El pertenecer a algo más grande que uno mismo es uno de los pasos para desarrollar la felicidad. Por ejemplo, el ayudar a alguien genera más felicidad según Seligman que adquirir bienes materiales.

(En el sentido de la vida, los Monty Python nos plantean con mucho humor la trascendencia de nuestras vidas)


5. Logro/Realización: Completar nuestros objetivos, sentir que tenemos un camino, que dependemos de nosotros mismo y que nos basamos en nuestros valores y fortalezas es parte indiscutible de la felicidad.

(Este fragmento de En Busca de la felicidad explica muy bien la fuerza del logro de nuestras metas en nuestra vida)

EL DINERO NO DA LA FELICIDAD PERO AYUDA (HASTA UN LÍMITE)

A comienzos de abril del 2012 se publicó el informe sobre felicidad mundial más completo conocido hasta el momento. Este estudio ha sido elaborado para la ONU por la Universidad de Columbia, con la coautoría de Jeffrey Sachs, uno de los economistas más influyentes de las últimas décadas.

Esta investigación mide la felicidad a partir de baremos sociales muy similares a las 5 dimensiones de la felicidad según Seligman y teniendo en cuenta aspectos como las emociones positivas, los ingresos económicos, la salud mental, la salud física o la confianza en la comunidad (libertad de expresión, igualdad social, confianza en las instituciones, participación social y política, etc).

¿Se puede medir la felicidad? Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueLas conclusiones de este estudio son muy interesantes, sobre todo las relacionadas con el dinero y la felicidad. El dinero es un elemento favorecedor de nuestro nivel de bienestar , sobre todo en países dominados por la pobreza. En estas naciones un mínimo aumento en el ingreso de una familia puede provocar una mejora sustancial en alimentación, la educación, la salud, la vivienda y en general el futuro de las personas. Pero el dinero no es el valor más importante para explicar la felicidad de una sociedad. En cambio, la libertad política, la confianza en las instituciones, los vínculos sociales, la salud física y mental; la satisfacción vital, laboral o la solidez de la familia, son los elementos más importantes que determinan la felicidad a nivel social al promover y garantizar las 5 dimensiones de la felicidad que antes comentamos. Los países más felices del mundo son aquellos que cuidan todos estos elementos, por eso entre las primeras posiciones aparecen los países del norte de europa seguidos de países como Irlanda, Australia, Canadá o Costa Rica (España ocupa el puesto 22, Mexico el 24 y Argentina el 38)
¿Y como están posicionadas las potencias mundiales? El país más rico del mundo USA, ha multiplicado por tres su riqueza en los últimos 50 años pero sus niveles de felicidad se mantienen e incluso bajan. Y este hecho no solo ocurre con el país mas rico del mundo, las potencias mundiales no son los países felices ni mucho menos, USA ocupa el puesto 11, Alemania el 34, Japón el 44, Rusia el 76 y China el 111.

Este cambio de perspectiva en el estudio del ser humano y de su felicidad ha provocado que haya países y organizaciones que estén revolucionando la forma de medir el bienestar de las personas. La felicidad de las sociedades está comenzando a sustituir a los indicadores económicos como elemento principal para medir el bienestar de las personas. Una nueva generación de científicos, economistas, psicólogos y sociólogos han demostrado que la felicidad puede ser medida, entendida y evaluada a nivel de sociedades y naciones concluyendo que la felicidad puede ser, por lo tanto, una política de estado.

Queda mucho camino en el estudio de la felicidad en todos los niveles y de su integración como elemento indisoluble del bienestar del ser humano pero es evidente que está comenzando una nueva etapa en donde el estudio de todo aquello que nos hace felices puede revolucionar nuestra perspectiva del ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *